miércoles, 6 de febrero de 2013

Madrugada de un 6 de Febrero


Desarrollando ternuras y ganas de vivir desde su terrenal escepticismo   descubre cada mañana el surtidor de invierno acodado en la baranda                           a su paso                                                   

Algo nace cada día en el pliegue estatutario de su frente cuando aborda la fiel compañía asomada en el leve golpe del tacón afianzado sobre el asfalto    
a su paso     

El balanceo cómplice mueve la fraternal dimensión acompasado con el verde, agridulce distancia que enardece a ratos el latido opaco del pasado anfitrión  
con su paso




                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario