viernes, 1 de febrero de 2013

Realidad



          Inició el camino equivocado
          con la persona equivocada
          en el momento equivocado,
          en un tiempo equivocado.
          Es cierto, se equivocó,
          de pleno, sin ambages,
          es un hecho admitido, sin más.
          Es rotundamente consciente del traspiés
          con el que emprendió su andadura,
          anduvo en solitario
          rectificando sueños
          equivocando metas
          tergiversando ideas                                                                                       rasgando la cortina de los miedos,
          envuelto en niebla.
          Tenaz corredor de fondo
          aguantó el envite,
          enderezó el rumbo
          y empezó de nuevo.
          Más, ya era tarde, demasiado tarde,
          para retomar el camino que debió haber sido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario