sábado, 2 de marzo de 2013

Deslealtad



Se despertó tu instinto de cazador dormido

los orificios amorfos de la nariz aventan el aire

la pupila dilatada el gesto anhelante

por la comisura de la boca escurre procaz la saliva

proyectas los labios bulbosos y escudriñas alerta

el cuerpo en posición de avanzar

la mano tensa presta a deleitarse en la oquedad del sexo

la lujuria asoma bizqueando tus ojos

y atrapa tus sentidos más allá de las conveniencias.

Repasas el plan, elevas la lanza

esgrimes sonrisa, sueltas la lengua

y atacas

todo lo demás se borra

sólo estáis

tú y tu presa


No hay comentarios:

Publicar un comentario