domingo, 3 de marzo de 2013

El hombre que emigró



        Partir sin mirar atrás

        cortando el puente de regreso

        sin posibilidad de vuelta

        en una fuga hacia delante

        sin meta.

        El final del camino

        es la pared torva de ladrillo

        el árbol ajeno

        el hambre huérfana

        la angustia compañera

        la soledad permeable

        la intensidad enferma.

        Tu loca huida se ha estrellado, atónita

        contra el pavimento









No hay comentarios:

Publicar un comentario