sábado, 1 de junio de 2013

7.6.9.1


                         El sol ocultaba el campo
                         y al din don de los cencerros
                         iban las vaquillas tristes
                         hacia el establo volviendo

                         La luna, por ser más luna
                         salía luna llena en el cielo
                         y el agua de los remansos
                         gota a gota iba cayendo

                         Lo grillos cantaban su canto
                         como tenores del sueño,
                         y el viento medio dormido
                         moría entre los árboles secos

                         Una cruz triste, monótona
                         allá lejos, era señal
                         de que un día
                         un vivo dejó de serlo

                                         Oculta entre el verde de los árboles
                         escuchaba el din don de los cencerros
                         la mano sobre el corazón, con miedo
                         que al recordar esa tarde
                         ya no estuviera viviendo.                         

                                                         





No hay comentarios:

Publicar un comentario