miércoles, 11 de septiembre de 2013

No hay marcha atrás




                  ¡Dios! Quién pudiera desandar lo andado!
                  Nada se repite
                  para bien o para mal
                  el tiempo desciende su cuchilla imparable
                  cortando los segundos que se van para siempre
                  en loca huida hacia el ayer
                  borrosa sucesión de hechos
                  girando en el carrusel de la memoria
                  transitan inmisericordes las neuronas
                  tejiendo su red de rabia y de lamento
                  tardío, ineficaz, inoportuno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario