martes, 8 de octubre de 2013

La fiesta de la alegría



                              
                              Porque mientras estamos vivos
                              es un deber dejar que la sangre bulla
                              y lata trastocada
                              Es un deber transmitir al aire la sonrisa
                              y palpar el horizonte con las manos
                              Extender la vista al infinito
                              y reír sin motivo y a deshora
                              expandirse por las venas
                              palpitando en múltiples carcajadas
                              Es un deber y un triunfo
                              permitir que acceda la alegría a nuestra casa
                              y cogerla en nuestras manos,
                              y lanzarla, como un ramillete de flores
                              desde el delantal suave del cuerpo                                                                     a todas las almas.



2 comentarios: