miércoles, 1 de enero de 2014

La ambrosía de los besos















¡Nunca me harto de besos!
extiendo los labios
y dejo el amor impreso
en las sendas de la piel,
pedazo de eternidad
que repiquetea en la nebulosa del tiempo,
rastro dulzón que emerge en el letal desconsuelo
cuando la noche se pierde en silencios.

¡Nunca me harto de besos!
Los requiso sin medida
los estampo sin demora
y vuelvo, una y otra vez
a libar de la copa,
fuente inagotable de besos
que alimentan en las sombras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario